Paz Total

Mordiscos a la paz total

Recién, Gustavo Petro ganó las elecciones presidenciales en el año 2022 se conocieron de las visitas del hermano de Petro a las cárceles buscando apoyo entre los bandidos para iniciar un nuevo proceso de negociación con estos grupos armados.  Petro, le llamaba perdón social a los para políticos y un nuevo proceso llamado paz total para erradicar el conflicto de más de 50 años de Colombia. 

Mordiscos a la paz total Leer más »

Tres mensajes para el año que viene

Termina un año intenso, de muchos desafíos y retos, pero también de muchas lecciones y alegrías. Cuando llegamos a la presidencia y al congreso en 2022, sabíamos que no sería sencillo, en parte por ser el primer gobierno progresista de nuestra historia, pero también por la resistencia del establecimiento para aceptar las nuevas dinámicas de poder que implica lo anterior.

Tres mensajes para el año que viene Leer más »

Una Paz que pende de un hilo

En cuidados intensivos se encuentra la denominada “Paz Total” del presidente Gustavo Petro. Y no es para menos, después de las recientes acciones de los grupos armados contra la Fuerza Pública y la población civil, son absolutamente cuestionables los avances de las actuales conversaciones de paz. Superar este momento crítico es uno de los más grandes retos del Gobierno Nacional. La guerra arrasó con lo mejor de Colombia en más de medio siglo y con ella se fueron gran parte de nuestros hombres, mujeres, adolescentes y niños. Las pérdidas económicas suman miles de millones de dólares. El atraso como consecuencia de la guerra es evidente y el dolor que deja mucho más. Intentamos ganar la guerra. En esa dirección hubo resultados positivos, pero todavía falta mucho camino por recorrer. La indignación y rechazo nacional que causó el secuestro de Luis Manuel Díaz, padre del futbolista guajiro Luis Díaz, perpetrado por el Ejército de Liberación Nacional ELN, regresó la atención al flagelo del secuestro, que nunca se ha detenido en el país, y se convirtió en un nuevo quiebre, que evidencia los incumplimientos al Derecho Internacional Humanitario del grupo que lidera Antonio García, quien ha criticado vehementemente el proceso de paz. Según el Ministerio de Defensa, son más de 30 personas las secuestradas por el ELN en lo corrido del año. ¿Y así quieren que se acceda a sus pretensiones? El terror que diariamente viven habitantes en el Cauca, por las disputas entre grupos, convoca una redirección en el proceso para que verdaderamente se logre la negociación o el sometimiento de los principales grupos armados ilegales y bandas criminales. Los agentes del conflicto deben comprometerse a no seguir agitando las aguas para no volverlas turbulentas. El tema que concentra la atención del país es el inicio del quinto ciclo de conversaciones con el ELN, el próximo 30 de noviembre en México, que se espera le dé un giro a las negociaciones. La llegada del nuevo alto comisionado para la paz, Otty Patiño, a la mesa promete enderezar el rumbo de las negociaciones, y aguardamos que así sea. Sin embargo, además de la convicción de la paz para transformar el destino de los colombianos en medio de la convivencia armónica, la erradicación de la pobreza, la generación de equidad y aporte a la justicia social, que ha tenido en firme el actual Gobierno de Gustavo Petro y quienes hemos apoyado desde siempre esta búsqueda, necesitamos muestras de voluntad real por parte de los grupos. Urge restituir la confianza de los colombianos en el proceso. Esto solo se dará en la medida que el ELN cese las hostilidades contra la población civil, libere secuestrados, y detenga la violación de los derechos humanos en los departamentos del Valle del Cauca, Norte de Santander y Arauca, así como en Nariño y Chocó, donde las comunidades sufren el azote de la violencia. Los colombianos demandamos muestras y acciones humanitarias que confirmen el compromiso de las partes con la “Paz total”. Tenemos un proceso desteñido, que sin manifestaciones de voluntad se encuentra destinado al fracaso.

Una Paz que pende de un hilo Leer más »

Existen brutos y el ELN

Hemos vuelto a los años 90, épocas en la que se quemaban registradurías, en las que el narcotráfico secuestraba famosos y el estado parecía arrodillado. Épocas de Pastrana en el 99, en las que la guerrilla mandaba, épocas de Gaviria en los 90 en las que Pablo Escobar secuestraba para presionarlo. El país, ha quedado despedazado en una feroz pelea entre los extremos políticos, y hoy en medio del gobierno de Petro, la guerrilla del ELN toma de nuevo poder con el falso cese bilateral con el que logran siempre salir fortalecidos. Secuestrar al papá del futbolista más reconocido a nivel internacional de Colombia en el momento, no puede hablar bien de un país, y menos cuando esos secuestradores están sentados en una mesa de dialogo con el gobierno nacional. Algo ilógico, pero creíble para un pueblo macondiano como el nuestro, un país en el que, en las elecciones regionales, se castigó al gobierno por su política mezquina y que atropella a la clase media, pero que este presidente en vez de reconocer con gallardía la derrota, se asume triunfos ajenos de partidos como CR o los Conservadores que ya salieron a desmarcarse. En la forma de comunicar y engañar se parecen tanto los lideres tiranos de este país, de esos que hay varios, de colores naranja en la costa o que se hacen llamar independientes en Medellín. El secuestro del papa de Lucho debe llevarnos como sociedad a rechazar y exigirle al gobierno que combata con todo el poder del estado a estos narco guerrilleros, que aprovechan la mano que les da Petro para fortalecerse. Un futbolista como Lucho Díaz no debería vestir la camiseta de Colombia,  un país despedazado por la violencia a la que hemos vuelto con este gobierno y su falsa paz total, Colombia no merece tener a estos jugadores, que son la muestra de un pais alegre, pero que termina siendo el reflejo de un pais violento cuando esta toca la puerta de su casa. Petro se pelea el honor de ser un presidente que pase a la historia por dividir la sociedad, por prometer un falso cambio en el que siempre ganan él y su círculo cercano con eso de lo que tanto odiaban y reclamaban, pero hoy lo hacen. Son tan parecidos a lideres como Chávez en Venezuela u Ortega en Nicaragua. En su inteligencia superior nunca fue capaz de rechazar a los terroristas de HAMAS en Palestina. Y por eso, por esa inteligencia el país está en medio de un caos. Quemas de registradurías como la que ocurrió en Gamarra, Cesar. Elecciones amañadas en las que un candidato que no podía ser inscrito lo inscribieron en Santa Marta, hacen que este país sea un chiste para el mundo, pero mostrarle al mundo el secuestro del papá de un futbolista que se dedica a darle alegrías al país, solo denota la degradación de la sociedad, la violencia en la que vivimos y el recuerdo de un pasado que parecía superado, pero que este gobierno se ha dedicado a pavimentar esos recuerdos en una autopista en la que a toda velocidad los actores armados han vuelto a tomar el poder en las regiones.  Hoy Colombia le muestra al mundo que existen brutos y el ELN, y también existen gobiernos que no son capaces de tomar distancia cuando toca hacerlo, en este momento el gobierno debería estar combatiendo con todo el poder del estado a los que han tocado a la puerta de Petro después de su llamado a la paz total, que no es más que un disfraz para que esos actores armados vuelvan a tomarse municipios y veredas, en las que parece que el estado estaba, pero nunca estuvo. En las que hoy son la autoridad y la policía no es capaz de entrar porque requiere órdenes superiores.

Existen brutos y el ELN Leer más »

Scroll al inicio